Cinco razones para utilizar una bicicleta de montaña eléctrica

Actualizado: 16 de ene de 2019

Así han revolucionado las 'e-bikes' el mundo de las dos ruedas




Tengo que confesar que desde que salieron al mercado pensaba que las bicicletas eléctricas eran un contrasentido. Una bici con motor… ¿No es una moto? ¿Qué sentido tiene pedalear con un motor? Me daba la sensación que era algo parecido a caminar por cintas desplazadoras eléctricas como las de los aeropuertos en vez de por un sendero de montaña. Pensaba esto, hasta que los de Garmin, en su showroom de Mallorca, me invitaron a probar una bicicleta eléctrica. Descubrí, entonces, todo un mundo nuevo de sensaciones dentro de la bicicleta.

En Mallorca, la bicicleta que nos cedieron parecía pesada, con ruedas anchas y nada esbelta. Empezamos a rodar por la carretera, en llano. Pasado unos 10 minutos yo no veía ventaja alguna al motor, pero entonces nos salimos del asfalto y nos metimos por un camino de tierra que serpenteaba paralelo a la costa. Tenía el motor en posición “eco”, y ya empecé a notar que rodaba mejor de lo que suelo hacerlo por tierra. Al poco tiempo emergió una cuesta en el camino tipo rambla, con el terreno roto y llenas de grietas de escorrentía. Una de esas cuestas que te hacen pegar el culo al sillín para que no patine la rueda de atrás, darlo todo hasta que te arden los muslos y sacar la mejor técnica que tienes. En mi caso, una de esas cuestas que me hacen poner pie en tierra y subir empujando la bici. Pero entonces el guía me dijo: “pon en modo boots el motor”.


Las cuestas dejan de ser una tortura para convertirse en una diversión"


Con fe ciega, puse el motor dos puntos más, miré a la cuesta, sujete el manillar con fuerza y empecé a pedalear con la vista fija en el final de la cuesta. Mi esperanza era que la bofetada no fuese ni muy ridícula ni muy dolorosa. Pero sorprendentemente las gruesas ruedas salvaron las grietas, la bicicleta se mantenía recta y yo escalaba la cuesta como un gavilán remonta una corriente térmica, hasta el final, hasta el pináculo. Y lo mejor de todo, ¡era divertido! La primera vez en mi vida que subir una cuesta con una bici me proporcionaba placer ¿Esto es lo que hace una bicicleta eléctrica? ¡Viva la madre que parió al inventor de las e-bikes!


EDUARDO SALETE VELA para El País.

Puedes leerlo completo en: https://elpais.com/deportes/2017/10/29/adrenalina/1509287617_057507.html

El Faixero - Turismo rural
964 18 10 75
elfaixero@elfaixero.net
  • Twitter El faixero
  • TripAdvisor El faixero
  • Facebook El faixero
  • Instagram El faixero

© 2020Deusdad Molinos S.L. Todos los derechos reservados

Política de privacidad y aviso legal

faixero_top5.png